CACHORROS
 

Cachorros Terrier Escocés  

Los cachorros Terrier Escocés son muy juguetones y amigables aunque los adultos pueden ser tercos y independientes.  Los perros Terrier Escocés son más difíciles de entrenar que otras razas pero tienen mucha energía y les encanta excavar y jugar juegos de pelota.  El perro Terrier Escoces posiblemente no es ideal para las familias con niños pequeños u otras mascotas.  Sin embargo, con entrenamiento el Terrier Escocés hace una mascota fiel y un perro guardían muy bueno.  El Terrier Escocés puede quedarse en casa mientras que su dueño le lleva a caminar regularmente.  Los perros Terrier Escocés crecen hasta entre 25 y 28 cm de altura y pesan entre 8 y 10 kilos.  Hay que cepillar el pelaje regularmente y bañarlo y cortarlo de vez en cuando.  Los problemas de salud comunes del Scottie incluyen complicaciones de la espalda y los codos, alergias, la enfermedad Von Willebrand y otra enfermedad Calambre Escocés particular de la raza.  Estos videos muestran varios ejemplares de perritos Terrier Escocés.